El peligro de considerarse apto para la “multitarea”

En la actualidad, el ser humano está rodeado de multitud de estímulos que atraen su atención y que, en ocasiones, le llevan a tratar de abarcar un gran número de actividades diferentes de forma simultánea.

Esta “habilidad”, que en principio podría parecer una virtud, resulta ser una gran amenaza para el desempeño, para el aprendizaje y para el asentamiento de nueva información; pues la investigación ha demostrado que la actuación “multitarea” impide a las personas centrar su atención y profundizar en las actividades que están realizando.

En este sentido, se ha comprobado que un individuo no será capaz de ejecutar varias tareas a la vez y que sus recursos cognitivos deberán ser compartidos entre las diferentes tareas que esté realizando; provocando, en muchas ocasiones, una disminución drástica en la productividad y en la eficiencia.

Por poner un ejemplo, y según el estudio “The cost of email interruption”, el 70% de los correos electrónicos se abren en un intervalo de entre 0 y 6 segundos desde el momento de su recepción; lo que, lógicamente, implica el abandono de la tarea que se estuviese realizando para atender a esa nueva notificación y apareciendo, en ese momento, la necesidad de decidir entre la posibilidad de continuar con la tarea que se estaba realizando previamente o la opción de atender a las solicitudes del correo electrónico que se ha leído.

Ante la evidencia científica de diversos estudios, los departamentos de Recursos Humanos deberían advertir sobre el perjuicio de mantener culturas organizativas o estilos de liderazgo que fomenten ese “multitasking” tan perjudicial para la productividad de los empleados y para la obtención de resultados óptimos en el trabajo individual; pues, además, los trabajadores acabarán por sentirse desbordados ante la gran acumulación de tareas pendientes.

Del mismo modo, sería interesante el hecho de realizar formaciones específicas que permitan a los empleados conocer esta realidad y aprender algunas pautas básicas para centrar su atención y priorizar aquellas tareas que resulten primordiales para el buen desempeño de su actividad profesional; teniendo en cuenta, además, la importancia de desactivar momentáneamente aquellas notificaciones del ordenador y del teléfono móvil que no sean necesarias o que puedan llevar a una pérdida de atención injustificada.

De esta manera, si un empleado desea rendir mucho más en su puesto trabajo, debe ser capaz de olvidar todos los estímulos que se encuentran a su alrededor y centrarse únicamente en la tarea que esté desarrollando hasta su finalización; realizando ese “multitasking” solamente cuando resulte necesario debido a una urgencia o a la aparición de una tarea o situación prioritaria.

Y tú… ¿Estás listo para dejar de dividir tu atención entre varias tareas?

Javier Alarcos Olivares (@jalarcoso)

Algunas de las fuentes consultadas para realizar esta publicación han sido:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s