El talento sénior como fuente de ventaja para el departamento de Recursos Humanos

A lo largo de la historia, el ser humano se ha mostrado obsesionado con una juventud que permanentemente ha ido asociada a la salud, la fortaleza física o la belleza; lo que ha llevado a grandes reyes y emperadores a buscar, desde épocas pasadas, ese desconocido “elixir de la eterna juventud”.

Por tanto, no debe extrañar que Rubén Darío nos hablase de un “divino tesoro”, que Ippolito Nievo la definiese como “el paraíso de la vida” y que otros importantísimos literatos de todo el planeta la nombrasen en multitud de obras; siendo, además, característica fundamental de muchos de los principales héroes y protagonistas de infinidad de historias o leyendas.

De este modo, no puede sorprender el hecho de que el mercado laboral haya buscado, tradicionalmente, ese talento joven por el que los departamentos de Recursos Humanos parecían luchar con el fin de asegurar el presente y el futuro de la organización.

Sin embargo, y debido al envejecimiento demográfico que se ha comenzado a experimentar en todo el planeta, es fundamental que las empresas comiencen a valorar un talento sénior del que pueden obtener grandes ventajas; pues, si reflexionamos un poco, la madurez y la vejez también han sido históricamente asociadas con aspectos positivos como pueden ser la sabiduría o la experiencia.

Así, a lo largo de la historia también encontramos multitud de personajes reales y ficticios que alcanzaron el éxito a edades avanzadas como pueden ser Nelson Mandela, Don Quijote de la Mancha, Charles Darwin o el mago Merlín; sin olvidar que un simple repaso a los datos de los premios Nobel muestran cómo la media de edad de los ganadores está experimentando un progresivo aumento y que, a día de hoy, se encuentra en torno a los 60 años.

Por tanto, y ante el evidente envejecimiento demográfico que se está experimentando, resulta fundamental que los departamentos de Recursos Humanos y las organizaciones sean capaces de aprovechar ese talento sénior y utilizar a los trabajadores más experimentados para realizar programas o prácticas laborales que pueden resultar muy beneficiosas para la propia institución.

En este sentido, cabe destacar la existencia de una práctica conocida como mentoring, o mentoría, a través de la que una persona con experiencia contribuye al desarrollo de habilidades y conocimientos específicos de otra persona menos experimentada; apoyando a ese “discípulo” en su crecimiento personal y profesional.

Esta metodología, basada en el aprendizaje a través de la experiencia del tutor, no solamente permite transmitir el conocimiento de una manera precisa y eficaz; sino que también resulta especialmente útil para que los nuevos empleados comprendan la cultura organizacional y se identifiquen con ella.

Además, esta práctica de gestión del talento que debe ser utilizada por los profesionales de Recursos Humanos, también supone ventajas para la figura del mentor; pues favorecerá la autoconfianza, impulsará la motivación, permitirá ejercer el liderazgo y servirá para el aprendizaje de aspectos o herramientas mejor dominados por las generaciones de menor edad.

Ahora que conoces una nueva forma de aprovechar la experiencia en tu organización… ¿Seguirás permitiendo que se desaproveche la experiencia ofrecida por el talento sénior?

Javier Alarcos Olivares (@jalarcoso)

3 comentarios en “El talento sénior como fuente de ventaja para el departamento de Recursos Humanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s